jueves

Luz roja, luz verde




(original de 2004)

Cuando caminaba por la calle, sentía que lo que había hecho no era propiamente lo que tenía propuesto hacer. Fue por un error de cálculo. Tal vez no debí oprimir el botón en el momento de hacerlo. Pero lo hice.
Luz roja.
Aprovecho para mirar atrás y ver cómo esa avenida se me hacía un molesto suceso.
Busco con avidez mi encendedor para prender mi cigarro presto a ser incinerado. Aspiro la primera bocanada y su voz me entra junto con el tóxico humo:

- ¡Yo te juro que no lo hice!
- ¿Por qué me mentiste?
- ¡Yo no te mentí! ¡Yo te quiero!
- ¡Basta! Eres una mentirosa...

Luz verde.
Cruzo la calle y la imagen de la voz rondando mi ya malogrado cerebro me turba. Camino intranquilo, sintiendo que no voy a ningun lugar. El cigarro no resiste los embates de mi ansiedad y, lentamente, no queda más gente. Sólo el dolor abrumante de todo el suceso.

3 comentarios:

Cata Fdez dijo...

llegué por mauleesfera... buen texto... te seguiré visitando...

Glauca dijo...

Paradas que en nuestra vida, recogiendo palabras, nos llenan de interrogantes confusos y presta nuestra mente acude con incongruentes respuestas intentando comprender esa vida que pasó rozándonos!.

Abrazos. :)

Die Walküre dijo...

Hola!
Parece que el ajetreo y varias cosas más han hecho del tiempo cada vez menos...
Las luces,como pueden hacernos pensar en ciertas circunstancias,en determinados momentos...
Vaya,espero volver pronto por tu blog!
Y ánimo y éxito en todo!
Auf Wiedersehen!