lunes

Ven y ámame ahora

("Deseo", fotografía de Alejandro Boeris)



Ven y ámame ahora
ahora que mis manos
se vuelven espesas y humeantes,
que mis ojos brillan
con el resplandor del deseo

Ven y ámame ahora
que te corono de estrellas
te baño con mis besos
te bebo con mi abrazo
y te ries de gozo

Ven y ámame ahora
que mi cama
llanura proscrita
se abre alegre
a nuestra danza visceral

Ven y ámame ahora
come de mi aire agitado
rasga mis ropas
y haz con ellas una cuerda:
ata mi ansia
y cúbreme de tu deseo

Ven y ámame ahora
ven y deja inundar
tu oido con mis gemidos
tu piel con mis manos
tus pechos con mi boca
tu sexo con el mio

Ven y ámame ahora

Ven, quédate aquí:
aguarda el amanecer
y deja que explote
el rosado del cielo
en un grito
en un suspiro
sobre nuestros
cuerpos saciados

Haz que me pierda

("Abandonarse al Paraíso", Óleo sobre madera de Saúl Esparza)




Haz que me olvide
y que me pierda
entre tus piernas
con un beso monumental
un beso con sabor:
sabor a culpa y deseo

Haz que me olvide
y que desaparezca
con una caricia
con el toque de tu mano
en mi esplada
y que me electrifique
y al aire de mis gemidos

Haz que me olvide
y que me deshaga
como ceniza tabaquera,
como ola contra la roca
con tu lengua
en el camino
entre mi cuello
y mi oido

Haz que me pierda
y me olvide de mí,
hazme gritar desenfrenado,
gemir con la sonrisa
a flor de labios,
respirarte
con cada latido,
gozarte
con cada embiste
y desearte
con cada segundo

Haz que me pierda
y que me pueda
encontrar desfallecido
durmiendo a la sombra
de tus pechos

miércoles

Geografía de Chile

("La fundación de Santiago por Pedro de Valdivia", óleo de Pedro Lira)





Vivo en un país
en que lo secreto
lo que habita
entre las sábanas
es mirado con ojos
que tienen la cruz
y la hoguera por dentro

Vivo en un país
en que una caricia
un orgasmo
y el deseo
se han proscrito
y declarado ilegales

Vivo en un país
que quiere igualdad
pero que la obtiene
de sus diccionarios
leyes y constituciones
gracias a la firma
de un papel

Vivo en un país
que no quiere rechazar
pero que rechaza tajante
mi decisión
y la decisión de todos
sobre los cuerpos

Vivo en un país
liberto de dictaduras
pero que se esclaviza
por manos ajenas
mentes distintas
y razones vetustas

Si quieres saber
de qué lugar hablo
busca un mapa
y pon tu índice
sobre una faja
que no puede salir
de su encierro
por un mar de moral de cruz
en el poniente,
sellado por montes
de viejas prácticas
al oriente
y encajonado
al norte y al sur
por el prejuicio
y los poderes en las sombras,
por el desierto
de su tozudez
y los hielos de la religión

Vivo en un país
donde lo redondo
es el asombro
de la estupidez