miércoles

Solo en casa

Desde el jueves me quedo solo...

Y me viene a la mente una cancioncita. Si, esa misma... "Porque estoy solito... no hay nadie aquí a mi lado..." decía Burro a Shrek. Notable.

Así como leen, desde el fin de semana y hasta el miércoles, me quedo solo en mi "casa". Tengan la amabilidad de fijarse que puse casa entre comillas porque mi casa no es tal, sino una gran pieza que comparto con mi hermano menor. Pero, siempre la he sentido como "mi otra casa".
Y de hecho, siempre mi vida la he pasado solo. Bueno, ni tanto: tengo hermanos (pero tengo bastante diferencia de edad con mis hermanos mayores y con el menor, diferencia en cuanto a la vida generacional), mis viejos aun viven (pero hay atención por el menor que se fue de la casa a estudiar), mis amigos (que no todos están acá y que de a poco se han ido yendo) están conmigo. Bueno, casi todos. Con uno, tuve que distanciarme porque hubieron motivos en que yo puse mi lealtad con la verdad que tener que aceptar un descaro como la que tuve la oportunidad de ver. Si quieren saber,
vean mi fotolog .
La verdad, toda mi vida me he sentido como el lobo estepario. Desconfiado de los extraños, solitario vagando por los bosques. Me siento de pronto como un paria, abandonado por sus congéneres, rechazado por ser distinto... Un "bicho raro" como me dijo alguna vez una profe, a la cuel le tengo enorme consideraciñon por abrirme los ojos hacia la lectura. Me han abandonado muchas veces: las mujeres, los amigos, yo mismo. Inclusive, cuando he estado en crisis, hasta he sentido que me abandona Dios (aunque ud. no lo crea, SI, YO CREO EN DIOS).
Pero, en cierta forma, me gusta ser solo. He sido rechazado por no llevar la nota cantante en cuanto a la moda, el modo de conversar, del modo de pensar.Siento que he sido rechazado por ser un intelectual, medio ido, medio loco, medio nada. Y eso me hace ser superior, o sentir que de algo vale ser solo, escupido, burlado, segado.
Por eso, me gusta ser solo. Pero a veces no. Dejé de hablar solo cuando llegó mi hermano chico a vivir conmigo. Me lo hizo notar en una frase: "Weón, desde que llegué ya no tení que estar hablando solo...
Dejé de hacer muchas cosas. pero nunca de sentirme un paria, con deseos de ser reintegrado a esa sociedad que tanto desprecia, pero que en su corazón, desea que
lo acepte.

Que quieren que les diga...

Soy un inconsecuente...

Soy medio loco, pero un loco buena onda...

A veces solo...

Solo con mis palabras... Pero nunca solo...

1 comentario:

Anónimo dijo...

bicho raro... pero siempre has sabido ser el mejor bicho raro y eso no es malo, me gusto lo que escribiste hay mucho sentimiento, mucha verdad, mucho de lo que eres Juan Pablo.
cuidate