viernes

L.A.B 01

Suena un ritmo ahogado, una voz sumisa que dice "mami" una y otra vez. Siente la saliva y su olor como un narcótico recorriendo, lamiendo, sintiendo su abertura rindiéndose al miedo, dejando la culpa colgada y la pena metida en un saco.
Juntan sus palmas poseyendo el abismo; respiran compulsivamente, sintiendo embates que fusionan el agua que corre pulsante por los pelos del culo, de la zorra y del pico.
La piel se vuelve placentera y real; y la carne caliente y fluida que corre por las venas, detrás de la abertura animal. Suena una voz porno al pensar en la chocha esteril, ardiente, sudada y lívida.
Un grito, un gemido. Orgasmo, climax, lluvia artificial. Lesbitamos.

4 comentarios:

Merli dijo...

¿nuevo enfoque? Me sentí un tanto extraña mientras leía, inconclusa, pendiente a lo que vendrá.

(Hey! tengo necesidad de contar algo ñoño en demasía que me pasó con vos)

Un abrazo

Tristancio dijo...

Admiro el desparpajo, lo directo al escribir y describir cuando de sexo se trata. Debe ser porque a mí me cuesta ese registro; siempre escondo el tema en imágenes que rozan o son abiertamente cursis.

Y nada, que regresan los cuentos y vaya cómo regresan... con sonrisas verticales :)

Saludos, Santiago...

(También leo tus versos, no te pienses...)

Mujer de agua dijo...

simplemente... buenisimo
me gusta lo erotico, el sexo
y todo lo que conlleva, los olores, texturas, sabores, sonidos

saludos =)

r dijo...

Brutal.