lunes

Los amantes

("Los amantes", óleo sobre lienzo de Mark Chagall)




Aquella frase me rebota en la cabeza una y otra vez.

Aquellas palabras dejan su huella profunda en mis recuerdos. Es la cicatríz de la memoria; la cicatríz de los años; la marca de tu recuerdo. Esa maldita marca que sellaste con ese beso furtivo, entre el humo y la cerveza que se enturbiaba en mi mano.
Ese beso aún me quema los labios y me dejó sin otra sensibilidad más que la de tu boca. Y esas palabras que dijiste sin sentir eso que llaman pudor, vergüenza o escrúpulos al estar tendidos en la cama, desnudos y sudorosos; con los cabellos y el cerebro revueltos; empalagados de placer carnal, animal, pasional, me persiguen como mi sombra.
Fue el oráculo más certero y conciente que he consultado.
Fue la verdad de un tiempo y la fatalidad de otro.
Desde aquellas terribles y veraces palabras, mi mundo y el tuyo se cruzaron con miradas furtivas, gemidos acallados, reuniones secretas con sexo desmedido e incendiario, temblores orgásmicos y cigarrillos apilados en un cenicero que no daba abasto.
Aún recuerdo cómo me lo dijiste. Aún las recuerdo zumbando en el aire enrarecido y humedo de mi habitación. Por un momento me imaginé muerte y resucitado. Tu boca en mi oido ayudó a que quedaran soldadas en mi cerebro.
Al sentir mis oidos vibrar con el ritmo pausado del sonido de tus palabras, me fuí y nos fuimos internando cada vez más en ese juego, esa arma de doble filo que se llama infidelidad.
En ese momento, la culpa o la sensación de estar haciendo algo prohibido no importaba nada. Sólo era importante aquello que decías; aquellas palabras enormes y avasalladoras que no tenían aristas o imperfecciones. Era la verdad cruda y sincera. Y sobre estas palabras se sostuvo nuestra historia hasta que fuimos descubiertos, expuestos ante el crudo juicio de los que nos rodeaban.
No me arrepiento.
No me arrepiento de haberte deseado todas esas veces; de haber tenido sexo contigo o de haber vivido una mentira.
No.
No lo haré.
No lo haré aún cuando en la soledad de mi cama, que se hace enorme sin tu cuerpo de hetaíra y curvas de guitarra, de la cual yo sacaba las mejores y más armoniosas notas, tus palabras me persigan como pesadillas de niño. Me persiguen, gigantes y luminosas, por el techo de mi pieza. Y con su voz más terrible y sonora me gritan al unísono: "Desde que nos besamos, supe que estábamos destinados a ser amantes...".
Amantes.
"Amantes". Esa palabra me resuena una y otra vez, como mantra maldito y gozoso. Todo a la vez.
Amantes. Lo que fuimos y que ahora, sin tí, no tiene sentido ni razón de ser.
Ya no existes y yo, que existo, no puedo ni podré jamás volver a ser tu amante o el de alguien más.
He dejado de ser, como la noche sucede al día. Aún así, volveré. Y volveré a sucumbir.
Sucumbir ante el deseo, el beso, el sexo furtivo y secreto, el humo, la cerveza, el cigarrillo, tus palabras, el destino.
Volveré a sucumbir ante la verdad que bajo un sol de octubre; un sol quemante y sólido, plantaste en mis oidos y mi boca.

17 comentarios:

La Palo-ma dijo...

piola.

No ceda a la tentación. que toma forma humana la muy desgraciada.


La foto del cuadro es como un Hulk violando a una mina, jaja.

Cariños amigo!


(p+)

Ada.. dijo...

"Desde que nos besamos, supe que estábamos destinados a ser amantes...".
Es una frase lapidaria, sí... muy pasional el cuento que nos trae Señor Paz, interesantemente pasional...

...Mujer En Luto... dijo...

A veces los amantes,
como bien dice la palabra
somos un mal necesario,
los únicos capaces de realmente
AMAR

No te arrepientas,
no tienes idea de la cantidad de gente
que mataría por vivir
una experiencia así

Has dado y te han entregado
y experiencia más sublima que esa
...no existe..

Hermosa manera de plantear "¿amor?"

♥♥♥ Enjoy ♥♥♥

Art Pepper dijo...

Estuve pensando algunas borracherasinterminables; de esas que dejas todo, todo de verdad, pero te digo que todo, y sabes, entré en el significado de que no hay más que dejarse ir por la verdad, ue aunque sea una historia sin sentido, siempre será la razón de uno: el que deja las letras, el que se encuera frente al puto ordenado.

Yo te abrazo por tener un par de huevos bien puestos.

Poesía de E. de Santiago dijo...

Mi querido amigo, de los arrepentidos será el reino de los cielos, ja,ja
me gustó esta apología tuya.
pero quedé extrañado con el cuadro ¿de que bosco es?
Un abrazo

BromoLuz dijo...

Mejor amantes que odiantes, el amor en todas sus formas cuesta un poco.

Tristancio dijo...

"Que amantes y borrachos irán a los infiernos, no puede ser verdad, creerlo es imposible; si van a los infiernos amantes y borrachos, quedará el paraíso desierto y despoblado."(Omar Jayyam)

Hace un tiempo, una amiga citó este texto en mi blog, y yo (poco original) lo vuelvo a citar, porque no encuentro mejores palabras en mí (al menos no hoy) que hablen de lo que significa "ser amante".

Saludos.-

Ale dijo...

Colega, me gustó.
Debe ser porque alguna vez yo también fui amante, más de lo necesario, creo.
Imaginaba un cuartucho, sbanas enredadas, y dos cuerpos jadeantes y con la adrenalina al 100, por el sexo y pro el miedo de ser descubiertos.

Un frío espeso, que me recorrió toda la espalda.

Como siempre llegaste a lo profundo.

beijos.

Sol dijo...

A veces SI hay que ceder a la tentación. Totalmente. A veces, el o la que escondes tras los ojos, hace que la noche se vuelva más noche, deliciosa y necesaria. Y que el alma te palpite y el corazón renazca.


pd.: buen cambio =)

BORJA F. CAAMAÑO dijo...

Se echaban de menos tus textos en prosa. Mucho. Me alegro de que los hayas recuperado... de hecho, hemos sido nosotros quienes hemos recuperado tan agradables momentos literarios.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado.

Mara dijo...

recordé
y ahora no puedo respirar

matlop dijo...

la vía es:

HÚMEDA E INFINITA


abrazos mil
m

daniella dijo...

que bueno es esbribir desde la experiencia

Paz dijo...

ha vuelto a deleitarme con el manjar de sus palabras
aventurados sean lo amantes
quienes dan sin nada a cambio

Kuhane dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kuhane dijo...

Hace tiempo no pasaba por acá, es bueno encontrarse con sus letras.

desire more than temptantion I would say,
Sometimes you can't control the hunger ... after all ... deep inside, we are animals ...

Take care dear.

Mara dijo...

jajaja, qué fresco eres!! acaso los demás tenemos la culpa de que escribas sobre un tema común?
besos divertidos