sábado

Claroscuro

("Ojos cerrados", oleo sobre lienzo de Eduardo Alvarado)





La luz mortecina de la vela es lo último que queda. En las penumbras, bebo en silencio el último concho de vino de la botella que había comprado. Su aroma me llena la nariz y se me sube a la cabeza, calientan mi cuerpo y mis ideas.
Miraba con cierto asombro el juego de luz y sombra que se daba en el comedor. La cena ya se había enfriado y mascullaba mi mala fortuna bebiendo pausadamente el Cabernet que compré.
Ya estaba algo ebrio: de vino y de molestia.
La vela se consume con avidez y sigo aqui, sumido en el claroscuro de esta habitación, haciéndome parte de esas oscuridades que van llenando este espacio que se hace cada vez más enorme y uniforme a medida que la luz mengua.
Y, de pronto, la vela cesa de iluminar.
Quedo detenido en el negativo de la luz y me hago parte del espacio oscuro y constante. Y el vino, también desaparece. La última gota rueda entre mis labios y mi barbilla, como la lengua de alguien lamiéndome hasta la manzana de Adán. Me seco y palpo circularmente.
Ahora, todo me parece tan fantasmagórico, callado, homogéneo, cavernoso y sombrío. Siento que he entrado en mí mismo; en el rincón más profundo de mi alma.
Y para apaciguar esa sensación de penumbra sólida y tangente, enciendo un cigarrillo y vuelvo al exterior de mi ser por un segundo para darme cuenta de que aún sigo aquí, en este comedor, con toda esta comida fría y la botella vacía.
El vacio empieza a perderse.
Comienza el reinado del humo y el sonido de la quema pausada y ardiente del papel del cigarrillo que crea una tenue intermitencia entre esa sólida negrura y la cena a medio comer.
Las horas pasan.
La ausencia de luz se hace cada vez presente como un ente, un ser lleno de materia y dispuesto a hacer suyo todo lo que le rodea.
De pronto, un haz de luz quiebra la lobreguez de la habitación. Una ráfaga se deja caer desde la calle.
Un sonido. Un motor.
Levanto mi cuerpo para acercarlo a la ventana cerrada y hago muy lentamente a un lado la cortina, como si tuviera miedo del exterior, del mundo. Como si sufriera de agorafobia.
Intento adecuar mis ojos a la luz que va entrando en ellos. Y cuando lo logro, descubro una farsa: ella besa a quien le acompaña, con una mezcla de furtividad y deseo que sólo los amantes suelen derrochar en ellos.
Es un beso culposo. Un beso que quema la piel y que la llena de una suerte de sensaciones entremezcladas y vitales.
Me bastó solo verlos unos segundos para comprender que ante la luz más brillante, la ceguera llenó mis sentidos para conducirme al secreto más triste: se puede ver mejor con la mirada puesta en las pequeñas luces invadidas por las sombras que ante la luminosidad constante.
Dejé de ser ciego en la oscuridad y la luz.
La pupila ya se ha sanado y entrenado.
Ya lo he visto todo.

19 comentarios:

Ale dijo...

COmo siempre, lo que escribiste creo uno imagen en mi cabeza.
Ya bien dicen por ahí que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Todos hemos sido al menos tuertos en esta vida my friend.

beijos

ibuki_ dijo...

creo que hay una silueta más interesante entre algo invadido de luz y oscuridad que algo completamente iluminado, completamente oscuro.

la imagen es como thom yorke!.

Bego Pessis dijo...

Bonito y sombrío....
Es bueno que las pupilas se adapten tan rápido a los sorpresivos cambios de luz...
uno debiera ser como ellas; engrandecerse en las tinieblas y empequeñerse ante el éxito cegador...


me gustó

besitos
Bego

PD: ajaja bkn tus respuestas...

Ada.. dijo...

Me encantó esta parte en la que dices: "Siento que he entrado en mí mismo; en el rincón más profundo de mi alma.
Y para apaciguar esa sensación de penumbra sólida y tangente, enciendo un cigarrillo y vuelvo al exterior de mi ser por un segundo"
la imagen de uno mismo escapando de sí... en el suspiro del humo exhalado... /un beso otro beso y la pena se va con el humo/

bikinhos!!

xxx

Sol dijo...

suele suceder: los momentos de claridad real y vital en medio de la oscuridad del entorno.

Algo así como el principio de los opuestos...

matlop dijo...

El mago no trata de resolver el misterio de la vida. Está aquí para vivirla!!!


buena papá!!


=)

BORJA F. CAAMAÑO dijo...

Echaba de menos tu prosa. Muchísimo. Y me alegra comprobar que no has perdido tu buena mano en el tema.

Un saludo desde el Otro, hoy lluvioso a pesar del verano del Norte, Santiago.

Enrique de Santiago dijo...

Una buena historia en la mas pura de las atmosferas de Rembrandt, la que concluye con un guiño impresionista, la luz de la verdad ante tus ojos.
Te espero el 6 de Agosto amigo (vaya acompañado).
Nos vemos

La Palo-ma dijo...

Pedro Aznar tiene una canción que se llama Claroscuro, sin leer tu cuento, sé que me gusta más Aznar.

Cariños amigo, ja.


(p+)

Tristancio dijo...

Me gustan las imágenes que creas con la luz y la oscuridad, con la penumbra... con el humo que hace aparecer el paisaje, y al personaje, por fuera y por dentro (sobre todo por dentro). Y me gusta, que aunque la luz sea amarga, se atreva a mirar... y vea.

Saludos.-

Natalie Sève dijo...

Mi compadre de vida, tiene las pupilas distintas, cada cual deja pasar la luz a su gusto... gracias a esta cualidad, él siempre puede ver más...
Hay que ser flexible y ververdad!!
Un beso!!
Natalie.

amaru dijo...

uf!!! yo a veces siento que no he visto nada...

Art Pepper dijo...

Nos tendremos que beber un ribera del duero para seguir sintiendo, para volar, para no dolernos de las tardes.

Un abrazote

Kamiii dijo...

buena historia
me parece que es autobiografico
nose si me equivoque.
claroscuro :)
Es que me encanta como escribes
tienes tanto talento literario,
supongo que no es solo merito del talento tambien de un periodo de aprendizaje que es necesario pasar para poder ordenar las ideas que el talento otorga. pero me encanta, quizas algun dia logre tu 1% xD o quizas nunca.
Pero se que me gusta y te veo como uno de los futuros escritores que haran que muchos niños lean y su nombre aparecera por todos lados, te guste o no la idea es lo que pienso obviamente si sigues trabajando con ese impetu con el cual lo haces.
No lo dejes de hacer nunca ya?
porque no puedes malgastar lo que te sobra y esa virtuda la derrochas en cada uno de tus escritos. es depresivamente motivante leerte.


:)

Alina Chau dijo...

beautiful painting!

Kodama San dijo...

Será que realmente ya lo has visto todo? yo creo que a todos, hasta a los muertos, les hace falta mucho aún por ver, ya sea la más cruel de las verdades, o la más hermosa mentira.

Saludos!!

.].ëXh!B¡ç¡øN!§Ta.[. dijo...

Más allá de la historia terrible, me invadió tu atmósfera creada, casi el vino en mis propios labios, casi la obscuridad rodeandome, ciertamente la soledad... Me hiciste sentir todo, y aunque incluso me contagiaras de una tristeza bohemia y poética, disfruté como un licor fuerte tus palabras que se escurren lentas, pero suaves, como manos por la seda.

No hay más terrible luz que la pérdida de la inocencia. Preferiría la ceguera.

Besos tibios.

Lluvia dijo...

la verdad es que el poema poco importaba =P

te debo el comentario del cuento, ahora estoy apurado.

Derrame poesía dijo...

Vuelvo amigo, para dar nuevamente gracias, e invitarte a este sitio nuevo.
Hoy es el cumpleaños de Enrique Gómez-Correa
Un abrazo